• TESTAMENTO CERRADO Y ABIERTO

    El testamento otorgado ante notario puede llevarse a cabo de dos modos: Abierto y cerrado. La diferencia entre ambos radica fundamentalmente en que en el primero (que es el más habitual) el texto de la última voluntad del testador es conocido y leído por el notario de forma íntegra, mientras que el segundo permanece cerrado en un sobre que el otorgante entrega al notario, para su custodia y registro.

    En ambos casos, el notario está obligado a comunicar al Registro de Actos de Última Voluntad, la fecha  del otorgamiento, por lo cual va a quedar constancia del mismo a los efectos de la petición, tras la muerte del causante, del certificado oportuno que acredite cuál es el último deseo del testador.

    Es recomendable acudir a un abogado experto en la materia antes de proceder a otorgar el testamento, ya que las implicaciones fiscales y civiles pueden ser importante para los herederos y legatarios, dada la diversidad de la tributación en las diferentes regiones españolas y los tratamientos diversos en determinados regímenes forales, para lo cual va a ser importante determinar la vecindad y domicilio de quien realiza tan importante documento.

    Compartir en