• CLASES DE TESTAMENTOS

    Los testamentos más comunes pueden ser de tres clases: Abierto, cerrado y ológrafo. Los dos primeros precisan la intervención de notario. El tercero puede realizarse sin dicha intervención, pero exige que su redacción sea de puño y letra del testador. En todo caso, es conveniente, antes de realizar un testamento recibir el asesoramiento de un abogado especialista en la materia, ya que el otorgamiento de testamento puede tener serias repercusiones fiscales en los herederos. Es aconsejable el nombramiento de un albacea y comisario-contador-partidor para evitar los futuros litigios entre los herederos.

     

    Compartir en